martes , junio 19 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Reportajes / Entrevistas / Como ser un mejor estudiante y no desaprobar en el intento
Como ser un mejor estudiante y no desaprobar en el intento

Como ser un mejor estudiante y no desaprobar en el intento

A continuación encontrarás algunas recomendaciones breves y eficaces para lograr sobresalir y sentirte bien académicamente

especial-buenestudiante3-23-10-16

No todos tenemos el mismo rendimiento académico y hay personas bastante inteligentes que apenas necesitan estudiar, pero para otras estudiar no es lo suyo.

Lo normal es tener una inteligencia media y los buenos resultados se obtienen con una motivación adecuada que facilite el esfuerzo que le damos al estudio.

Debemos pensar cuáles son las razones que tenemos para estudiar, cuanto más valiosas sean, mejor. Sin voluntad de estudiar, no hay nada que hacer y los motivos que tengas para estudiar son decisivos.

Muchos estudiantes no tienen la voluntad de hacerlo, que tiene que ver con los cambios que se dan en la adolescencia. Hay muchísimas otras cosas que son más divertidas, pero te estás jugando el futuro.

Así como se tiene tiempo para oír música, hacer deporte, ir con los amigos y amigas, hay que tenerlo para estudiar. Y ese motivo debe salir de uno mismo. Los premios y los castigos pueden ser eficaces, pero a la larga no son lo decisivos.

Ser un buen estudiante no es fácil, y más aún cuando las distracciones están a tu al rededor. Es por ello que dejamos una lista de consejos para lograr serlo y obtener buenas calificaciones para disfrutar más la vida académica.

Técnicas de estudio

Habrás oído hablar o lo habrán dicho de ti: “este chico no sabe estudiar”. Hay maneras de aprender a hacerlo, muchos libros, páginas web, la ayuda de un profesor, de tus padres. Pero en el fondo, todo es sentido común. A estudiar se aprende estudiando y tú mismo verás cuales son los sistemas que te van mejor. Si quieres aprender algo más, sigue leyendo.

Un lugar adecuado

Necesitas un lugar de estudio tranquilo, donde todo esté a mano, con una silla cómoda y luz suficiente, sin música ni televisión, eso es engañarte porque con música no se puede estudiar, quizás dibujar o copiar pero no memorizar ni concentrarte. No te levantes a cada momento, debes mantenerte sentado al menos 45 minutos, descansar de 5 a 10 minutos y continuar.

También es importante tener un horario flexible, no tiene por qué ser rígido. Deja, si puedes, para el fin de semana las tareas que te lleven más tiempo.

No te engañes haciendo como que estudias cuando tu cabeza está muy lejos, deja de soñar despierto. Aprovecha el tiempo y luego, podrás hacer muchas otras actividades.

Apunta en clase

Toma notas de lo que dice tu profesor, de aquello en lo que insiste. Si da apuntes, sigue atento y toma nota en todo lo que puedas, con sentido común. Subraya aquello que repita, es lo que considera básico.

Luego tendrás que repasar lo que has escrito y no hará falta de que lo pases a limpio pero es necesario dejar el tema claro para que lo puedas entender ahora y dentro de unos meses. Si has faltado a clase o tienes los apuntes incompletos, pídeselos a un compañero.

especial-buenestudiante2-23-10-16

Memorizar

En la mayoría de las asignaturas tendrás que estudiar, memorizar los contenidos de las lecciones. No intentes aprenderte algo que no entiendes.

Cada persona tiene su propio sistema para fijar en la memoria las lecciones: leerlo en voz alta, repasarlo varias veces e intentar repetirlo sin mirar el texto, pero lo importante es que tengas en cuenta que no te sabes un tema si no eres capaz de explicarlo.

Es muy conveniente estudiar todos los días lo explicado en clase porque así será más fácil tenerlos “frescos” en la memoria y es mejor aprender un texto corto que enfrentarte a un montón de páginas cuando lleguen las épocas de evaluaciones.

Los exámenes

“Ya estudiaré cuando llegue el examen”, este es un enorme error. Si estudias cada día cuando llegue el momento del examen sólo tienes que repasar conocimientos ya adquiridos, recordar lo que ya sabes. Si lo dejas todo para el final, acabarás con la cabeza llena de fórmulas, definiciones, fechas, etc, un completo caos.

Duerme bien la noche anterior al examen, no se recomienda tomar alguna pastilla porque te jugará en contra. Así evitarás el nerviosismo y el cansancio. Tampoco es bueno hacer comentarios con los compañeros momentos antes de empezar el examen porque te hará tener dudas y te pondrás más nervioso aún.

Lee detenidamente las preguntas antes de lanzarte a responder, incluso hazte un pequeño esquema siquiera mentalmente. Se recomienda responder primero las preguntas más fáciles y dejar para el final las que no te sabes bien, ya que muchas veces gastas todo el tiempo de que dispones en hacer un problema y dejas el resto en blanco.

Sin resultados

Si hiciste todo lo posible por mejorar y no te ha ido bien, piensa en cuáles son tus fallos como estudiante, sé constante, no te desanimes, porque los resultados tardan en llegar, y los fracasos sirven para adquirir experiencia, no para lamentarte.

Pide consejo a alguien con experiencia, realiza algún test de técnicas de estudio y perfecciona tus métodos como estudiante.

Quizá tengas problemas personales que te impiden concentrarte. Acéptalo y busca una solución, aunque a menudo no es fácil. Intenta desconectar de él cuando toca estudiar. Te juegas el futuro.

¡Ánimo, todo tiene solución en esta vida!

Por: Amanda Loayza

Acerca de Mario Polo Vargas