martes , agosto 14 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Internacionales / Europa / Angela Merkel pretende salvar el pacto con Grecia en la cumbre del G7
Angela Merkel pretende salvar el pacto con Grecia en la cumbre del G7

Angela Merkel pretende salvar el pacto con Grecia en la cumbre del G7

La canciller alemana en su última jornada en la cumbre del G7, advierte a Alexis Tsipras, ministro griego que se agota el tiempo para llegar a un acuerdo, en relaciónal rescte financiero, y así evitar una suspensión de pagos en Grecia.

Tanto Alemania y Grecia retomaron las negociaciones sobre el rescate financiero para intentar rectificar el fiasco de la semana pasada, cuando los contactos rozaron el colapso.

Yanis, Varufakis, ministro de Finanzas de Grecia, viajó el lunes hasta Berlín para reunirse con su homólogo alemán, Wolfgang Schauble, y sentar las bases para una nueva ronda de contactos y hoy, aprovechanddo la cumbre Unión Europea Latinoaméricana que se celebra en Bruselas, Alexis Tsipras, ministro griego espera reunirse en la capital europea con la canciller alemana, Angela Merkel, y Francois Hollande, mandatario de Francia, para explotar de nuevo las posibilidades de un acuerdo.

“El tiempo se agota para llegar a un acuerdo”, advirtió ayer Merkel tras presidir la cumbre de G7 en el castillo bávaro de Elman. Nadie sabe, sin embargo, cuándo ni cómo debe cerrarse un pacto para evitar una suspensión de pagos en Grecia.

“Por supuesto que existe un plazo, pero prefiero no concretarlo”, expresó, Jean Claude-Juncker, presidente de la Comisión Europea, el domingo en Elmau.

El rescate finaliza el 30 de junio y ese dia Atenas debe hacer frente a todos los pagos de este mes ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), que suman unoos 1.500 millones de euros.

Grecia espera recibir antes hasta 7.200 millones de euros a cargo de los fondos pendientes del rescate, para ello necesita el visto bueno de la troika, es decir de la Comisión Europera (CE), el Banco Central de Europa (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a su lista de reformas y ajustes y la autorización del Eurogrupo compuesta por ministros de economía de la zona euro.

En la teoría, la luz verde solo tendría que llegar unos días antes de la liberación de fondos. Pero de momento las posiciones parecen tan alejadas que nadie se atreve a aventurar una fecha para el acuerdo definitivo. Hasta ahora se han incumplido todos los plazos y ultimátums por una u otra parte solo han servido para detener las negociaciones.

El primer plazo incumplido fue el 30 de abril, cuando se esperaba un acuerdo a nivel técnico sobre la próxima ronda de ajustes en Grecia. La fecha pasó sin avances significativos. El pasado lunes, en un intento de superar la parálisis de las negociaciones, Angela Merkel, Hollande y los líderes de la troika compuesto por Juncker, Mario, Draghi y Christine Lagarde, lanzaron un ultimátum a Atenas que tampoco a ha dado resultado.

De igual forma, el plazo extraoficial de esta exigencia expiró el pasado viernes, el mismo día que Grecia se saltó el pago de un plazo al Fondo Monetario Internacional de 300 millones de euros, que pretende pagar a final de mes, y que Tispras desafió a la zona euro con un durísimo discurso ante el Parlamento griego.

Las dos partes han dado luego marcha atrás para evitar un descarrilamiento definitivo de las negociaciones. Juncker asegura ahora que la oferta de la troika de la semana pasada no fue un “lo tomas o lo dejas”, sino una base para negociar. El Gobierno griego también ha rebajado el tono y Varufakis aseguró ayer, tras reunirse con Schauble, que el encuentro había sido muy amigable y constructivo.

Solo un día antes acuasaba a sus socios de la zona euro de haber cometido un tremendo error con su ultimátum: “Quería aterrizar a un Gobierno que no se deja aterrizar”.Pero quizás quien mejor definió el estado de las negociaciones fue el mandatario del Parlamento Europeo, Martin Schulz, quien manifestó que a veces, el Gobierno griego me pone de los nervios.

Por otra parte, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, instó ayer a la zona euro a hacer un ejercicio de flexibilidad para cerrar un acuerdo sobre el rescate de Grecia, y advirtió al Gobierno de Tsipras que debe tomar decisiones políticas duras. Al mismo tiempo pidió a los acreedores de Atenas que reconozcan los extraordinarios desafíos que afronta Grecia y que muestren cierta flexibilidad para lograr un compromiso.

El gobierno norteamericano, sin embargo, se mostró menos complaciente con Grecia que en anteriores reuniones de las siete mayores potencias del mundo, según fuentes del G7 citadas por Financial Times. La impaciencia de la delegación canadiense con Grecia, según esas mismas fuentes, también fue evidente.

El aislamiento internacional del Gobierno griego podría visualizarse de nuevo durante la cumbre eurolatinoamericana que se celebra hoy en Bruselas. A la cita acuden numerosos socios latinoamericanos que en su día se resistieron a que el Fondo Monetario Internacional (FMI) representará a Grecia muy por encima de su cuota de participación en el organismo.

La zona euro superó la objeción aduciendo que Grecia no era un país aislado sino miembro de una unión monetaria. Los países latinoamericanos observan ahora con cierta estupefacción, que ese socio de la zona euro ha tenido que aplazar sus pagos hasta el 30 de junio sus pagos al Fondo Monetario Internacional, opción que solo la República de Zambia había utilizado hace tres décadas.

Por: Gabriel Correa Vilchez

Acerca de Jorge Castaneda