domingo , octubre 22 2017
Noticias Destacadas
Inicio / Internacionales / Europa / Centros de ayuda para inmigrantes en Italia podría colapsar si no recibe fondos de la Unión Europea
Centros de ayuda para inmigrantes en Italia podría colapsar si no recibe fondos de la Unión Europea

Centros de ayuda para inmigrantes en Italia podría colapsar si no recibe fondos de la Unión Europea

Próximo a cumplirse dos meses de la tragedia que costó la vida de cientos de inmigrantes en el Canal de Sicilia, hoy la repartición de cuotas entre los países de la Unión Europea parece golpear a Italia debido a la falta de presupuesto destinada a los centros de ayuda

El éxodo de los inmigrantes de naufragar o morir en el mediterráneo con la esperanza a que alguno de los países de la Unión Europea los reciba aún continúa. Hoy es el caso de Italia que ha interceptado barcazas con miles de expatriados procedentes de Siria, Líbano y África.

Mientras que la Unión Europea habla de millones de euros para frenar la crisis de inmigrantes, en concreto solo se ha destinado 290 millones, según la Comisión Europea. Pero al parecer los fondos para Italia no llegan.

En Italia, la asociación Luoghi Comuni asumió la gestión del centro de Pozzallo, pero desde entonces no ha cobrado ni un solo céntimo del Gobierno italiano y parece haber tirado toda esperanza al tacho.

En junio dejará de encargarse de esta estructura, y otra cooperativa, Azione Sociale, se responsabilizará, a pesar de que se arriesga en encontrarse con la misma situación.

“Nos deben 350.000 euros”, se queja Murad Aisa, responsable de Loughi Comuni, que acusa al ayuntamiento de Pozzallo de ser “incompetente y un interlocutor poco serio”.

Por su parte, el alcalde Luigi Ammatuna, se defiende sosteniendo que la municipalidad tampoco ha recibido los fondos. El Ministerio del Interior Italiano paga 35 euros al día por inmigrante a los Ayuntamientos que cuentan con centros en su municipio. En cambio, Luoghi Comuni ganó el concurso municipal para encargarse del centro por sólo 29 euros por inmigrante al día.

Las consecuencias que ya se han presentado es que la cooperativa echó a la calle a más de la mitad del personal y redujo los servicios que ofrecen a los inmigrantes. Ahora se da la incoherencia de que trabajan más personas fuera del recinto, vigilándolo, que dentro de él.

El centro de recibimiento se ubica en la dependencia de lo que era la antigua aduana del puerto de Pozzallo, una nave gigante ubicada a las afueras de la localidad, rodeada de rejas donde los inmigrantes no pueden salir bajo ninguna circunstancia.

Cuatro policías observan a los extranjeros desde una garita de vidrio situada en una de las esquinas de la nave, donde sólo hay hamacas o cima de colchones para extenderlos en el suelo.Un camión de los carabineros bloquea una de las entradas al recinto.

Otros vehículos de los cuerpos de seguridad se encuentran aparcados alrededor, y la policía estatal y la Agencia Europea para la Gestión de las Fronteras Exteriores también disponen de oficinas.

En cambio, dentro del centro sólo trabajan cuatro operarios por turno para atender a todos los inmigrantes, que suelen estar allí entre tres días y una semana, hasta que se les identifica y se los transfiere a otra organización.

En el último desembarco, el jueves pasado llegaron 207 sirios, y eso no es nada. A principio de mayo, el centro acogió 870 inmigrantes, a pesar de que tiene capacidad aforo para 180 personas.

“No gustaría atenderlos mejor pero es imposible, no damos abasto”, comenta Patrizia, una ex voluntaria de Protección Civil que ayudaba a los inmigrantes hace ocho años, y que empezó en aquel momento a combinar su empleo de secretaria con el de coordinadora del centro de inmigrantes.

En Italia existen 14 centros gubernamentales para solicitantes de asilo el de Pozzallo es uno de ellos, y 1.657 más, que se consideran estructuras extraordinarias, habilitadas dada la situación de extrema emergencia.

Por: Gabriel Correa Vilchez

Acerca de Jorge Castaneda