viernes , noviembre 24 2017
Noticias Destacadas
Inicio / Reportajes / Entrevistas / ¿De qué trata el Pacto de San José de Costa Rica?
¿De qué trata el Pacto de San José de Costa Rica?

¿De qué trata el Pacto de San José de Costa Rica?

El pacto en la nación caribeña, Costa Rica, sentó las bases de la promoción y protección de los DDHH en este lado del planeta. Apareció dos décadas después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Se suscribió el 22 de noviembre de 1969, pero inició su vigencia el 18 de julio de 1978.  Esta reúne a 26 países miembros, también de las Naciones Unidas. Irónicamente, Venezuela fue el último integrante que aceptó el tratado. Canadá y Estados Unidos, por el contrario, no son parte de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos. Nuestro país, sí aceptó el Pacto. A lo largo del documento se establecen normas y compromisos que el conjunto debe acatar. También se establecen dos órganos para tratar los asuntos relacionados, protección de las libertades: La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El documento se conforma de tres partes, divididas en diez capítulos y ochenta y dos capítulos. En el primero y segundo artículo, ubicados al inicio de la parte uno, lo más resaltante es el compromiso que deben respetar y corresponder los países integrantes acerca de los deberes y derechos establecidos en el documento. En principio, los miembros deben garantizar el ejercicio pleno de cada persona sobre sus libertades reconocidas en lo pactado en esta Convención. Se suma el hecho de rechazar la discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión opiniones políticas o de original, condición social y posición económica o nacimiento y finaliza el capítulo explicando a los lectores que para el funcionamiento de las normas establecidas, “persona es todo ser humano”. Entonces, se evitan confusiones respecto a los visitantes.

Dentro del capítulo dos de la parte uno, los temas son basados a exponer los derechos civiles y políticos. Entre ellos resaltan los intertítulos de Derecho a la vida, Derecho a la Integridad Personal, Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre, Derecho a la Libertad Personal, las garantías Judiciales y la Libertad de Expresión. En el primero, se declara la vida como un derecho a respetar, para todos desde la concepción y nadie puede. Se explica que la pena de muerte queda prohibida a todos los miembros, ante cualquier delito y que la pena, si es que ya estaban condenados, no se aplicaría a jóvenes, ancianos o madres. Otro artículo trascendente del Pacto es el 13, que trata sobre la defensa de la libertad para pensar y expresar, siempre que no afecte a un tercero. Eso implica frenar la censura arbitraria y cualquier apología al odio racial, nacional o religioso.

El tercer, cuarto y quinto capítulo del Pacto tiene la intención de aclarar algunos puntos importantes. El objetivo de la aplicación de las normas, es decir, “lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales, educación, ciencia y cultura”. También dentro de 4 artículos, se expone las interpretaciones y excepciones a la regla, donde establecen que “en caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia”, se pueden suspender las obligaciones con el pueblo, pero respetando la vida, la integridad personal, la protección a la familia, del niño, libertad de Conciencia de religión y siempre por un tiempo limitado. Exhortando que no debe producirse discriminación alguna y que, si bien los derechos del Pacto aguardan a la mejora de la situación, las personas aún mantienen las disposiciones del derecho internacional y el Estado debe respetarlas.

En el capítulo VI, inicio de la parte II, se expone principalmente que la Convención Americana sobre Derechos Humanos creará dos órganos para cumplir con los compromisos. a) la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la Comisión, y b) la Corte Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la Corte. Solo la Corte, conformada por jueces, se encargará de establecer los fallos a los casos. Es obligatorio también que esta notifique a los países de las decisiones tomadas. Antes de continuar con los capítulos que exponen las funciones y creación de la Corte y la Comisión Interamericana de DDHH, se debe explicar que en la parte tres del Pacto de San José de Costa Rica se habla de las disposiciones transitorias, acerca de plazos y trámites para los miembros y el reconocimiento de su compromiso.

En el capítulo VII, que comprende cerca de 17 artículos, se define a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Esta cumple la función primaria de observar y defender, en lo que respecta a sus facultades, los Derechos. Porque esta institución es la encargada de estimular la conciencia de los Derechos Humanos en los pueblos americanos. También tiene la obligación de generar recomendaciones para que los gobernantes cumplan con lo estipulado en el pacto. Otra función es preparar los estudios e informes correspondientes para efectuar lo anterior. Uno de ellos es generar un informe anual que es recibido por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos. La comisión está conformada por siete miembros de mucha autoridad y especialización en Derechos Humanos, y representan a todos los miembros de la OEA.

La Corte Interamericana de Derechos humanos tiene un fallo inapelable y definitivo. Esta institución, herramienta de la Convención, se encarga de tratar judicialmente casos presentados por la Comisión y los estados partes. Se estipula en uno de los artículos que los informes de la anterior institución, CidDh, comparecerá en los casos que se traten. Una de las características, respecto al fallo de la Corte, es que a los afectados, Estados o personas, de violación de sus derechos o libertades protegidos se les garantizará el goce de su libertad, se le repararán las consecuencias y también obtendrán una justa indemnización a los daños recibidos. Si se tratara de un asunto grave, que merece apresurarse, las medidas definidas quedan a criterio de los siete jueces que encabezan al organismo. También, los países integrantes deben acatar cada mandato establecido.

Por: Julio López-Reportero AP.net

Acerca de Mario Polo Vargas