jueves , noviembre 23 2017
Noticias Destacadas
Inicio / Slideshow / El éxito del adiestramiento canino
El éxito del adiestramiento canino

El éxito del adiestramiento canino

reportaje2_entrenamientocanino_21016

El adiestramiento canino es practicado por millones de personas en el mundo, para así lograr que el engreído de la casa aprenda y adquiera destrezas en algunas actividades. Mediante esta disciplina se alcanza la obediencia básica, los buenos modales, o para que sea partícipe en diversas competencias deportivas.

El método ha despertado gran interés en diferentes países, tanto así que son emitidos en la televisión, un claro ejemplo es el del programa televisivo “El encantador de perros”, conducido por el adiestrador Cesar Millán, que tiene un gran éxito de audiencia en los países que se ha emitido. Es la mejor prueba que sí se puede enseñar a los caninos.

En el desarrollo de la práctica se encuentra distintos términos, como educar, adiestrar y rehabilitar la conducta canina, para eso es oportuno diferenciar los términos para evitar confusiones.

Cuando escuchamos y hablamos de educar se refiere a la enseñanza de los códigos de socialización y modales para alcanzar una mejor convivencia entre los perros y dueños. Por ejemplo: mantenerlos tranquilos en el interior del hogar, evitar que ladren cuando toquen la puerta, que no les brinquen a las personas, y que los paseos no resulten un problema.

Por otro lado, está el adiestramiento que son comandos para que el perro aprenda una gama de palabras, con el objetivo de facilitar el manejo dentro y fuera de la casa. Por ejemplo: Enseñar al perro a sentarse, echarse, mantenerse quieto, saltar, morder, buscar, entre otras acciones.

Igualmente la rehabilitación se concentra en la corrección gradual, pero, no es recomendable porque ocasionan conductas agresivas, se vuelven más temerosos, y sexualmente incontrolables.

Por eso es aconsejable que el amo tenga en claro lo que está buscando para su perro y cuáles son los objetivos que quiere alcanzar, sin dejar de lado el bienestar del animal.

Primer taller de adiestramiento canino en el Distrito de Lince

Esta disciplina se ha impartido en diversos sectores, como es el caso del distrito de Lince, que el último sábado se llevó a cabo un taller gratuito de adiestramiento en la Plaza Pedro Ruiz Gallo, dirigido por el entrenador Ronald Castro Vásquez, quien dio charlas de tenencia responsable, rutinas antiestrés y las disciplinas básicas que todo cachorro debe conocer, además, de poner en práctica toda la teoría.

A la plaza acudieron más de 15 personas acompañados de sus fieles compañeros, con quienes compartieron gratos momentos, a la par que aprendían juntos nuevas técnicas y formas de mantener un comportamiento aceptable.

El taller se desarrolló el sábado, pero, ha pedido de los asistentes también se realizó el domingo, a partir de las 10 a.m. hasta la 1 p.m. Durante esas horas las personas se mostraron cómodos y asombradas por lo que su cachorro lograba en tan solo en unos momentos.

“Debería realizarse estos talleres todos los fines de semana, para traerlos y que sigan aprendiendo como ahora. Mi perro me hizo caso en varias oportunidades, a comparación de otras veces.” Manifestó una vecina.

Luego de haber culminado el taller, los vecinos agradecieron al profesor, al igual que la Municipalidad de Lince, que le hizo entrega de una constancia por el apoyo que les brindo a todos los vecinos en general. “Ha sido un gusto compartir con ustedes este tiempo y enseñarles un poco de mi profesión” resaltó Ronald Castro.

Tips de entrenamiento

1.- Antes de empezar es necesario relajarse para no pasar la tensión al animal.

2.- Hay que seleccionar el lugar correcto.

3.- Se debe procurar que la mascota esté calmada.

4.- Se recomienda diseñar un plan de cuántos ejercicios se van a realizar.

5.- Es importante darle una sola orden a la vez, así tendrá la oportunidad de procesar correctamente la tarea antes de cambiar a otra cosa.

6.- Hay que hablarle despacio y con claridad. Las órdenes deben tener pocas palabras y cortas.

7.- Solamente se habla lo necesario con la mascota, es decir, hay que darle la orden y el elogio correspondiente, nada más.

8.- Durante los ejercicios no se recomienda acariciarlo ni tener contacto afectivo con él.

9.- Si el can no entendió la instrucción y por lo mismo no obedece, hay que repetirla lenta y pausadamente.

10.- Se recomienda usar objetos de motivación, como comida o juguete.

Para consolidar las acciones o ejercicios aprendidos debemos realizar sucesivas repeticiones en diferentes lugares y situaciones. De esta forma, podremos estar seguros de que el perro ha entendido realmente lo que le hemos querido enseñar y podrá reaccionar con mayor eficacia a nuestras instrucciones.

Por: Kimberly Fernández Sánchez

Acerca de Mario Polo Vargas