jueves , octubre 18 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Reportajes / Entrevistas / Entrevista/”Veré a Perú en la final del Mundial”
Entrevista/”Veré a Perú en la final del Mundial”

Entrevista/”Veré a Perú en la final del Mundial”

Manuel Paredes Gónzales es huachano pero reside en Lima desde 1962. Ejerció la profesión de Contador público colegiado y en su actualidad es jubilado. Es hincha de Alianza Lima desde 1954 y perseverante asistente a los partidos de la selección peruana de fútbol en diferentes Eliminatorias suramericanas.

Melómano con predilección por la sala y música criolla peruana. Considera que las buenas decisiones y formas de crianza a sus hijos le ha dado una de las mejores recompensas: ir a Rusia para el Mundial con su hijo a quien verá después de 17 años.

Desde temprana edad, 4 o 5, años de su hijo Juan, Manuel lo llevaba al estadio y esto se interrumpió un tiempo porque por trabajo estuvo residiendo solo en el sur del país, y venía cada 2 fines de semana y aprovechaba para estar más con toda la familia.  Ya adolescente, Juan empezó a ir solo al estadio haciéndose hincha de Universitario a pesar de que su padre es del clásico rival, Alianza Lima.  En ocasiones de Clásicos concurrían juntos. Anecdóticamente, se decía que era fácil ubicarlos en la tribuna, pues, donde había un grupo grande de vendedores de bebidas y sandwichs, era que estaban. Después sus presencias en el estadio fueron más esporádicas, pero en su caso de Manuel fue más fiel a su hinchaje.

También fueron seguidores de partidos de la selección por eliminatorias mundialistas, siendo el más recordado, tristemente, uno que enfrentó a la escuadra peruana con su similar ecuatoriana en el Monumental en junio del 2001, en el que los jugadores peruanos perdieron por 2 a 1. “Recuerdo que muy abatidos abandonamos el estadio al anochecer y deambulando, en vez de seguir la ruta del retorno más directa (por Javier Prado) terminamos por la Carretera Central.  Nunca hemos tenido la alegría de ver juntos un triunfo de Perú desde la cancha”.

No obstante que por un largo lapso no se vieron (Juan regresó a Perú por unos días de Londrés recién en diciembre del 2014). La comunicación fue y es permanente mediante el teléfono, costumbre que prácticamente se convirtió en un rito. Cuando se trató de charlar en los partidos de la selección peruana, no obstante que la diferencia horaria lo hacía complicado para él.

El futuro muy próximo

Así llegamos al 15 de noviembre del 2018, día de la clasificación mundialista luego de 36 años y coincidentemente fecha de cumpleaños de Juan Manuel. Al término del partido Juan le planteó seriamente la concurrencia a Rusia, posibilidad que había sido esbozada el día del empate con Colombia en Lima, pero que, en aquella ocasión, le pareció más producto del entusiasmo de Juan para plantearlo y de Manuel para aceptar.  Entusiasmo que compartía y que lo hizo adherirse a la idea, aunque  con el transcurrir de los días no volvieron a hablar del tema.  Sin embargo, el 15 de noviembre con la clasificación asegurada volvió el planteamiento al que con “los pies en la tierra” Manuel le dijo a su hijo que tendría que “hacer unos números” a lo que respondió con un contundente “No te preocupes, te estoy invitando”.

Una mezcla de alegría, gratitud, emoción y orgullo se apoderó de Manuel y generó un silencio largo, que fue interrumpido, con la reiteración de planteamientos concretos, los que en las semanas siguientes fueron haciéndose realidad.

Ahora se reiniciarán las idas juntos a la cancha, luego de largos 17 años de vivir a miles de quilómetros uno del otro. Esta vez invirtiéndose los papeles, pues él asume el rol no solo de hijo grato, sino también de padrino de confirmación que es.

Todo esto se concretará dentro de pocos días, tal vez horas, cuando reencuentren en Londres y de ahí enrumbar a Moscú para acompañar a la selección donde le toque actuar en su aventura mundialista; rememorando las ocasiones en que hacían el trayecto por la Petit Thouars al “Nacional de Lima”, o por Javier Prado al Monumental, o como mucho antes a Matute cuando, aún sin tener uso de razón, Juan salió de mascota de Alianza Lima en un clásico.

Miranda Fernández, Javier. Reportero AP.net

Acerca de Mario Polo Vargas