sábado , diciembre 15 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Internacionales / Europa / Grecia negocia con sus acreedores para evitar una recesión de pagos
Grecia negocia con sus acreedores para evitar una recesión de pagos

Grecia negocia con sus acreedores para evitar una recesión de pagos

Alexis Tsipras, primer ministro griego es presionado por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para salvar el acuerdo para desbloquear los fondos del rescate.

Grecia y sus acreedores iniciaron ayer 48 horas de intensas negociaciones para alcanzar un ansiado acuerdo que evite una peligrosa suspensión de pagos de Atenas el 30 de junio. Este desenlace, alcanzado al cabo de cinco meses de infructuosas negociaciones, se alcanzó el lunes luego de que Atenas presentara un paquete de reformas y ajustes a sus socios.

Los jefes de Estado y de gobierno de los 19 países miembros de la zona euro, reunidos luego de un encuentro de sus ministros de Finanzas en Bruselas, aceptaron estas propuestas como base, y las aplaudieron como un paso adelante positivo.

La sima era tan significativa que los ministros de Finanzas del euro apenas estuvieron reunidos más de hora y media, y aplazaron la reunión hasta hoy , para dar tiempo a que las conversaciones al más alto nivel continuén. Tsipras tenía previsto continuar sus conversaciones durante la noche con los máximos responsables de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, el Eurogrupo, el Mecanismo de Estabilidad Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

“Estaría positivamente sorprendido si hubiera acuerdo hoy”, ya avisó el ministro de Finanzas finlandés, Alex Stubb, al llegar al encuentro con sus colegas. El eslovaco, Peter Kazimir, fue más allá aun al señalar que estaba “muy curioso de saber cómo parecerá la eurozona despúes de la reunión” del Eurogrupo. El optimismo que asomó la principios de semana, por el voluntarismo de la Comisión Europea, pronto se derrumbó al plantear al Fondo Monetario Internacional una enmienda a la totalidad desde el minuto uno a la última propuesta de Tsipras, y casi definitiva, dada la oposición que encara entre sus propias filas de Syriza.

La directora general del Fondo, Christine Lagarde, avisó que el documento heleno se quedaba corto de todo lo que deberíamos esperar. Una consigna que empapó las discusiones técnicas preparatorias en vísperas del Eurogrupo. A pesar de esta brecha, la Comisión mantuvo ayer su tono positivo. “Estamos haciendo progresos aunque hay temas por resolver”, dijo su vicepresidente para el euro, Vladis Dombrovskis.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, apoyada por el presidente de la Comisión Europea , el luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha marcado durante las últimas semanas el sentido de la negociación. Desde el encuentro en Berlín a principios de junio el mensaje político está claro: debe haber un acuerdo con Grecia. Pero el Eurogrupo y las instituciones no encuentran el camino para llegar a ese destino sin cerrar un consenso que, por un lado, fuerze a Tsipras a recurrir a la oposición para aprobar el acuerdo o, por el otro, sin que el Fondo Monetario Internacional se descuelgue del acuerdo.

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, dijo que “hay voluntad política de acuerdo” pero existen “consideraciones técnicas casi importantes. Hemos visto que hay alguna divergencia , que no es insalvable, pero que hay que solventar”, dijo el ministro, que a un así esperaba eventualmente un acuerdo. Las correcciones que han marcado los acreedores a la propuesta griega sin tan numerosas que altas fuentes del Eurogrupo se referían al texto como el “documento ensangrentado”.

Las instituciones prácticamente han reescrito los capítulos cruciales necesarios como el de la reforma del impuesto al valor agregado (IVA) y el capítulo de las pensiones. En general, los europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pretenden cambiar la estrategia griega para cumplir con los objetivos fiscales marcados como un superávit primario de 1% este año y el 2% el ejercicio próximo y que Atenas aceptar.

Por ello, el primer ministro griego confía casi la totalidad del esfuerzo a un aumento de los impuestos y las contribuciones sociales, y tan sólo mínimos recortes como el de 200 millones en Defensa. Sin embargo, las instituciones, arrastradas sobre todo por el FMI, piden sacar la tijera y no recargar la economía helena con más cargas impositivas para no ahogar la actividad económica.

Aunque en un primer momento la Comisión dio el visto bueno a la propuesta helena en pensiones, las correcciones ahora piden adelantar a 2022 el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años. Además piden eliminar antes de finales de 2017 los complementos a las pensiones más bajas, una de las líneas rojas de Tsipras. Y trazan una gruesa línea roja al aumento del 3,9% de las contribuciones de las empresas al principal fondo social.

Respecto al impuesto del valor agregado (IVA), las instituciones insisten en subir esta figura para los restaurantes y hoteles desde el 13% hasta al 23%, tal y como insistía la Comisión, una medida que puede tener un enorme impacto en el turismo griego en vísperas de arrancar la temporada. No obstante, respetan la propuesta griega de mantener los fármacos en la categoría más baja de 6%.

Las instituciones también se cargan la tasa única del 12% a los beneficios empresariales por encima de 500.000 euros para cumplir con su metal fiscal este año. Se trata de una eliminación con un impacto considerable en el conjunto de la propuesta, ya que elimina de una tajada 1.300 millones de euros del esfuerzo fiscal heleno. La contrapropuesta también rebaja un punto porcentual hasta el 28% la subida del impuesto de sociedades, y pide doblar hasta los 400 millones de euros los recortes en defensa.

“Estoy convencido de que vamos a encontrar un acuerdo”, dijo ayer el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. El paquete de medidas de Atenas, que esperaban las instituciones acreedoras, es decir la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional, para dar el aval al desbloqueo de los 7 mil 200 millones de euros que necesita para pagar al FMI el 30 de junio, incluye concesiones en materia fiscal y reformas al sistema de pensiones.

Por: Gabriel Correa Vilchez.

Acerca de Jorge Castaneda