lunes , octubre 15 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Reportajes / Entrevistas / La historia del Perú sumergida en el Currículo Escolar
La historia del Perú sumergida en el Currículo Escolar

La historia del Perú sumergida en el Currículo Escolar

Adolfo Medrano

Mientras la clase política sigue cuestionando al presidente Pedro Pablo Kuczynski por el indulto al exmandatario Alberto Fujimori, el Perú se acerca al bicentenario de su independencia sin haber generado una conciencia crítica de su propia historia, ni haber afirmado una cultura cívica relevante que haga frente a la informalidad.

Un pueblo que no conoce su historia no puede tener un compromiso claro con su propia existencia. Quizá por esta razón el ministro de Educación, Idel Vexler se adelantó a proponer que los escolares sepan desde la primaria el daño que causó el terrorismo en las décadas de 1980 y 1990 como una forma de reflexionar sobre nuestra realidad.

La idea es buena pero el asunto pasa por reformar el Plan de Estudios de la educación primaria y secundaria pues las áreas curriculares abarcan temas diversos y no siempre convergentes,  ocasionando que algunas veces se aprenda a medias, otras veces mal o casi nunca.

Como no existen las asignaturas con nombre propio, el conocimiento se organiza en bloques con el agravante de que no siempre se cumplen los contenidos tal como están previstos. Será por eso que algunos alumnos universitarios de pregrado aseguran no haber recibido clases de historia del Perú duante el colegio.

El tema histórico está ubicado dentro del Área Ciencias Sociales y durante la educación secundaria el alumno debe adquirir tres competencias a saber: “construye interpretaciones históricas, gestiona responsablemente el espacio y el ambiente, gestiona responsablemente los recursos económicos”.

En la práctica parecería que se abordan tres asignaturas de manera simultánea: la historia, la geografía y la economía política. ¿Será adecuado estudiar de esta manera?

El documento oficial “Programa curricular de Educación Secundaria 2016” dice en su página 30 lo siguiente: “Es importante señalar que las competencias están vinculadas entre sí y no pertenecen de manera exclusiva al área curricular en la que se enfatiza su desarrollo”. Bajo este esquema un tanto contradictorio, podría especularse que algunas áreas de conocimiento no van a dar los resultados esperados.

En parte los profesores son víctimas de esta situación porque se ven forzados a cumplir como sea temas tan diversos para los cuales, algunas veces, no están preparados de manera adecuada.

La intención del ministro Vexler de que se conozcan hechos históricos es acertada y le corresponderá a su gestión verificar su cumplimiento. Desechar el Currículo Nacional de la Educación Básica en esta coyuntura no es lo más recomendable, sin embargo su reemplazo por otro documento debería ser una tarea que se trabaje en segundo plano para dar noticias más adelante.

En cuanto a reforzar los contenidos históricos, no se trata de conocer solo la violencia que asoló el Perú a final del siglo XX sino también comprender los procesos de exclusión social a lo largo de la colonia y el advenimiento de la república aristocrática que no se preocupó por hacer del Perú un país industrial e inclusivo. Estos temas se encuentran dentro de los desempeños de tercer y cuarto grado de secundaria, pero ¿se cumplen con enseñarlos?

A tres años del bicentenario de la independencia, es una obligación del Ministerio de Educación hacer visible la asignatura Historia del Perú en el Currículo Nacional como parte de un proceso que coadyuve a una conciencia cívica a partir de la comprensión de los hechos que determinaron el derrotero del país.

Si existe la “Educación Religiosa” con nombre propio a pesar de ser un país laico, no se entiende cómo las asignaturas clásicas del conocimiento -entre ellas la historia del Perú- estén refundidas en el conjunto de las otras diez áreas curriculares del Plan de Estudios, impidiendo un aprendizaje adecuado.

El ministro Vexler entiende esta problemática y si bien no podrá realizar reformas radicales a corto plazo, en cambio sí está en posición de incentivar procesos de calidad en la formación escolar, haciendo oídos al viejo reclamo ciudadano cuando se afirma que todos los problemas pasan por tener una mala educación…

Más artículos del autor en: cepasonosepas.blogspot.pe; Facebook.com/cepasonosepas y Twitter.com/@AdolfoMedrano13

Acerca de Mario Polo Vargas