lunes , diciembre 17 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Reportajes / Entrevistas / Reportaje/La nueva droga digital: Los efectos de la ciberpornografía en la sociedad
Reportaje/La nueva droga digital: Los efectos de la ciberpornografía en la sociedad

Reportaje/La nueva droga digital: Los efectos de la ciberpornografía en la sociedad

Según expertos la ciberpornografía es tan nociva como las drogas pues es potencialmente adictivo

Desde la creación del internet, entendimos que el mundo había cambiado, y que el presagio  del visionario canadiense Marshall McLuhan, en su libro, “La Galaxia de Gutenberg” se hacía realidad. Personas interconectadas con la capacidad de obtener información en cualquier lugar del mundo. El hombre como lo conocemos ya no sería el mismo, la globalización digital era un hecho y con esto muchos se beneficiarían de la cuantiosa información.

Pero como sabemos, no todo lo que percibimos en la web es de conocimiento afable, y es que uno de los temas que más adeptos a tenido es la ciberponografía, el negocio del sexo ha proliferado no solo en los televisores de sus casas, pues ahora la red, que la creíamos como la fuente de información especializada en educar, ha caído en manos de la pornografía, niños, jóvenes y adultos envenenan sus mentes donde son seducidos e inducidos a la inmoralidad y lo antiético.

El problema de la ciberpornografía no discrepa al de las drogas, pues es potencialmente adictivo. Según el libro de Wendy y Larry Maltz, La Trampa de la pornografía, nos describe los estragos que puede tener la nueva droga (ciberpornografía), “El hecho de recurrir con frecuencia a la pornografía implica mucho disimulo y actividad secreta, por lo cual las personas que caen en ella suelen decir que se sienten aisladas, avergonzadas, deprimidas, falsas, moralmente comprometidas y en algunos casos, con tendencias suicida. La mayoría de los adictos a la pornografía que hemos aconsejado o conocido se sorprenden al ver cómo esta pasó de ser una diversión esporádica a convertirse rápidamente en un problema habitual con la capacidad de destruir casi todo aspecto de la vida real, deteriorando sus relaciones, su trabajo, su amor propio e incluso sus sueños y deseos”.

El co-fundador y director ejecutivo de Fight the New Drug (Lucha contra la nueva droga), indica en una entrevista que la ciberpornografía tiene una actividad cerebral similar a los alcohólicos y drogadictos, y esto se debe a que al mirar pornografía, se produce la segregación de dopamina, conocido por ser un neurotransmisor del Sistema Nerviosos Central y un  enérgico estimulante, que produce placer al cerebro y afecta en las relaciones amorosas y sociales.

También se ha detectado que al ser la ciberpornografía un emisor de falsas ilusiones de la naturaleza del cuerpo humano tiende afectar la autoestima, como se dijo con anterioridad los videos sexuales son similares a las drogas por su adicción, pues el consumidor tiende a necesitar contenido sexual aún mayor a esto se le suma el síndrome del Supermodelo, el cual crea imágenes idealizadas del sexo opuesto y  hace pensar que los actores y actrices son el cuerpo perfecto. Del mismo modo la Psicoterapeuta sexual Carol Featherstone señala que la pornografía tanto en hombres como mujeres inhibe crear correlaciones con los del sexo opuesto, además de recibir un efecto devastador en la percepción que tiene ellos mismos y de sus cuerpos.

Como todo dependiente, la ciberpornografía o pornografía digital tiene etapas perjudiciales para la psiquis del ciudadano, los científicos apuntan que la primera fase es la tentación, el deseo sexual y la lujuria de necesitar lo excitante y explorar la intimidad, la siguiente es la adicción, el cual puede ser mucho más difícil de vencer que las drogas y el alcohol, la desensibilización es lo que los psicoterapeutas conocen como el olvido de culpa, el individuo empieza a olvidar la culpa que tenía al ver por medio de una pantalla y empieza a verlo aceptable, el ciclo final es conocida como la consumación, donde la persona actúa sobre lo que ya ha visto e imita la conducta aprendida volviéndose agresivo.

Según las estadísticas de la empresa pornográfica pornhub, 28 258 personas son expuestas a imágenes pornográficas desde su computadora cada segundo, igualmente 372 usuarios de internet escriben términos de adultos en google.

A esto desesperada medida más de  70 países se reunieron  por el Día Internacional de Internet Seguro, donde  se comprometieron al uso responsable y seguro de la red, en especial para los niños y adolescentes.

En México se promueve el programa antipornografía SAINTapp (Safe Access Internet Navigation Technology), quienes han creado el primer filtro contra la ciberpornografia para el mercado mexicano. Tras esto, el índice pornográfico bajó en el país azteca.

En España, la editorial Mundo Hispano, creó la web cierralapuerta.org con la finalidad de ayudar a las personas inmersas en el mundo de la ciberpornografía, la cual ha sido de gran ayuda al país ibérico.

Daniel Simmons, un joven inmerso en esta adicción, declaró en la web española que empezó esta temerosa enfermedad con solo 15 años, cuando le obsequiaron su primera computadora portátil.  “No podía concentrarme ni siquiera en las actividades diarias más sencillas. No sabía que tenía un problema con el porno. No lo reconocía, pero fui un adicto durante seis años. Decidí abstenerme del porno y la masturbación por 100 días. Las primeras dos semanas fueron horribles, tuve muchos cambios de humor. Fue realmente difícil”. Simmons ahora de 23 años, ha dejado de ser un dependiente gracias a varias sesiones terapéuticas.

A esto se le suma la pornografía infantil digital, la cual está prohibida en todo el mundo, según la ONU, entre 2015 y 2016 se ha estimado que hubo un incremento del 70 % en el material de abuso sexual centrado en niñas menores de 10 años. El Perú no es ajeno a esto pues desde el 2014 se recibieron más de 450 denuncias de niños de 10 a 12 años, por pornografía infantil distribuidas en la red.

La ciberpornografía es la nueva droga virtual que afecta la moral y ética del ciudadano, con el único motivo de degradar y corromper una sociedad con valores, está en nuestras manos educar a los niños, jóvenes y adultos a no caer en esta nociva dependencia.

Por: Kelly Cubas Champa/Reportera AP.NET

Acerca de Mario Polo Vargas