Domingo , septiembre 24 2017
Noticias Destacadas
Inicio / Slideshow / México y Perú, una alianza histórica monumental
México y Perú, una alianza histórica monumental

México y Perú, una alianza histórica monumental

Adolfo Medrano

El neoliberalismo impone nuevos retos para el crecimiento sostenido de las economías nacionales y así parecen haber entendido México y Perú que reafirman una relación de amistad y cooperación como nunca antes, cimentadas en los desafíos de abrir y consolidar nuevos mercados.

En días recientes estuvo en Lima el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, a propósito de la II Reunión del Consejo de Asociación Estratégica México-Perú, en la cual se analizaron temas de cooperación económica, migratoria, consular, cultural y de protección al consumidor.

“La verdad que la relación entre México y Perú, no hay otra manera de describirla, es buenísima. Compartimos valores, historia, cultura y tenemos ahora una relación económica muy importante, tanto (como) en la inversión. Son muchas las empresas mexicanas que han venido a invertir exitosamente en Perú, país con un amplio prestigio en México y muy atractivo para la inversión por parte de las empresas mexicanas. Queremos hacer más comercio, queremos seguir integrándonos. Somos parte, México y Perú, de la Alianza del Pacífico que es el instrumento de integración, yo creo que más exitoso en América Latina junto con Chile y Colombia”, refirió Videgaray en una entrevista a RPP.

Explicó el canciller mexicano que fruto de ello, se decidió iniciar un proceso de integración para lograr acuerdos de libre comercio con Singapur, Australia, Nueva Zelanda y Canadá, a fin de expandir la oferta de los productos exportables y recibir otros de dichas naciones.

En este contexto no se puede pasar por alto que en pleno siglo XXI el Perú sigue atado al modelo primario exportador por la carencia de una industria consolidada y vive a la suerte de que los precios de los minerales sostengan su balanza fiscal. De ahí que ir en igualdad de condiciones en una alianza estratégica es una oportunidad inigualable para negociar acuerdos comerciales y permitir a los productores peruanos encontrar derroteros hacia nuevos mercados.

En lo que toca a México, gracias a la revolución de principios del siglo XX, a la Constitución de Querétaro de 1917, al petróleo y a su cultura nacionalista, esta nación hermana pudo crecer y consolidar una economía que la sitúa con ventaja dentro del G-20, el grupo de los países con mejores economías del mundo.

“Este es un fenómeno nuevo, es algo francamente muy importante e implica que vamos juntos peruanos y mexicanos, (…) negociamos como un solo equipo para abrir nuestros mercados, para generar exportaciones y crear empleos en ambos países. Hoy estamos aquí para celebrar el Consejo de nuestra asociación estratégica, donde revisamos todos los aspectos de nuestra relación desde lo cultural hasta lo económico pasando también por las afinidades políticas, lo cual es algo francamente muy grato porque tenemos con Perú una relación no solamente buena sino muy cercana y muy activa”, explicó Videgaray.

Las expresiones del canciller azteca reflejan el buen nivel de los vínculos diplomáticos y comerciales entre ambos países y ponen en evidencia la visión que tiene México del Perú en su momento actual, reconociéndolo como un país emergente que intenta encontrar su camino hacia el desarrollo, más allá de los problemas internos de inseguridad, violencia e informalidad desbordantes.

En México hay siempre una actitud favorable con los peruanos. En los cursos de historia de las escuelas existe un acápite de información sobre el poblamiento de América, en donde los maestros hacen mención a una cultura tan importante como la azteca, nos referimos a los incas, un argumento suficiente para ver con simpatía al vecino del lado sur del continente.

No debe olvidarse que México fue también asilo e inspiración de políticos, intelectuales y artistas. Verbigracia, Haya de la Torre fundó el APRA en 1924, uno de los partidos políticos más trascendentes en la vida peruana, el investigador social José Matos Mar pasó algún tiempo de reflexión intelectual a principios de este nuevo milenio y Ricardo Blume, Saby Kamalich y Patricia Aspillaga consolidaron sus carreras actorales.

La visita del canciller mexicano a Lima tuvo también otros dos significados especiales. Por un lado, la entrega de 168 bienes culturales precolombinos incautados en sus aduanas y que tras una investigación adecuada regresan a Perú para su conservación y puesta en valor y, por otro, la participación de México como país invitado de la Feria Internacional del Libro de Lima.

Si algún legado tuvo la revolución mexicana fue el espíritu nacionalista que desde entonces ha sabido promocionar las artes plásticas y escénicas, la música, la literatura, así como la ciencia y tecnología, lo que hace a ese país sumamente atractivo en su oferta cultural.

La producción mexicana de las casas editoriales privadas junto al Fondo de Cultura Económica (FCE), el gran sello de prestigio estatal, son las estrellas del evento limeño, un verdadero lujo por fiestas patrias.

La relación mexicano-peruana reafirma los buenos y viejos lazos de amistad de dos culturas emblemáticas del continente con una alianza estratégica que ya comienza a dar sus frutos.

* Más artículos del autor en: cepasonosepas.blogspot.com; Facebook.com/cepasonosepas y Twitter.com/@AdolfoMedrano13

Acerca de Mario Polo Vargas