miércoles , noviembre 14 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Especiales / El momento en que Hitler pasó de “bicho raro” a líder fanático
El momento en que Hitler pasó de “bicho raro” a líder fanático

El momento en que Hitler pasó de “bicho raro” a líder fanático

En qué momento y de qué modo el dictador nazi dejó de ser un tipo más bien mediocre y un “bicho raro” para convertirse en el líder seguro de sí mismo que con el tiempo conduciría a su país y a Europa a su época más oscura? De eso, de responder a esta pregunta, va el libro De Adolf a Hitler del historiador alemán Thomas Weber. Su documentada tesis perfila al tirano como “un oportunista y un narcisista” pero también como “un hombre de ideas” obsesionado por atajar al precio que fuera los problemas que habían debilitado y hecho perder la I Guerra Mundial a Alemania.

Otro de las facetas que Weber enfatiza al perfilar a Hitler en su etapa de construcción como mandatario es la de biógrafo de sí mismo, por supuesto en términos hagiográficos. Primero, y casi al tiempo que sembraba Munich de fotografías y postales de su semblante, publicó un primer esbozo de su vida y sus ideas que, en el año 1923, hizo firmar a otra persona, el aristócrata Victor von Koerber, para que tuviera más aceptación. En el texto, el entonces jefe del Partido Nacionalista Obrero Alemán se comparaba con Jesucristo y equiparaba el episodio de la resurrección con el de su politización y descubrimiento de “la verdad” de Alemania, años atrás. Fue el preludio de M (Mi lucha), editado en sendos volúmenes entre 1925 y 1926.

En su respuesta al planteamiento central del libro, es decir, el cómo y el cuándo de la transformación personal de Hitler, Weber discrepa de las teorías que venían situando ese cambio en sus años de juventud en Austria o bien en la guerra de 1914. A su juicio, y de acuerdo con documentos y testimonios contrastados a lo largo de largos años de investigación, el soldado de retaguardia “extraño y solitario” que era Hitler hasta mediados de 1919 devino en “líder en ciernes” exactamente cuando, en la primavera de aquel año, fue nombrado representante de su compañía militar. Fue entonces cuando probó las mieles del poder. Y le gustaron tanto que ya no pudo desprenderse de su sabor dulce y gratificante.

A lo largo de 550 páginas consagradas a relatar la evolución del personaje en el crucial periodo entre los años 1918 y 1926, Weber destaca cómo el futuro genocida pasó en poco tiempo de apoyar al Gobierno socialista de Baviera aliado con Moscú a liderar el nacionalsocialismo alemán, no sin antes haberse empapado de las técnicas de propaganda y espionaje en operaciones dirigidas contra grupos de tendencia socialista y comunista.

Porque, en su periodo de formación, Hitler era un chaquetero que anteponía su ansia de reafirmación y su sed de poder a la más mínima fidelidad a tal o cual bando. No obstante, también era “un idealista”, aclara el autor en su entrevista con La Vanguardia se refiere en este sentido al acusado rechazo del entonces aprendiz de dirigente de todo aquello que a su entender dañaba a su país como potencia capaz de competir con otros estados. El corazón de los problemas de Alemania se encontraba para él en “el territorio, la mano de obra y el poder”, señala el historiador. Y en aquel momento la defensa de dichos elementos entroncaba con “el apoyo al colectivismo y el rechazo al individualismo y, sobre todo, al capitalismo financiero”.

El férreo y creciente antisemitismo de Hitler es en gran medida, según Weber, una derivación de su aversión hacia el capitalismo en tanto que supuesto responsable de la fragilidad interna de Alemania. La nación era socialmente injusta y desigual por culpa de un sistema económico del que responsabilizaba al “materialismo de los judíos”, y era por esa razón por la que había que acabar con todos ellos.

Desde el momento en que el foco de Hitler se orientó hacia los judíos, ellos pasaron a ser en su mente “los líderes de una gran conspiración, ya se encontraran en Berlín, París o Nueva York”. Ellos “dirigían el mundo y corrompían a la clase trabajadora, creando una incertidumbre general”. Después los asoció al bolchevismo, pero éste era para él un problema “subsidiario” del semitismo, indica el también profesor de Historia.


El historiador Thomas Weber acaba de publicar en España el libro ‘De Adolf a Hitler’ (Taurus)
——————————————————————–
Weber define ambos libros de Hitler como una colección de “mentiras y cuentos”, pero también como una demostración de su carácter “sagaz, astuto, calculador e intrigante”. En contra de lo que se pensaba hasta hace poco, Mein Kampf “no es una mera operación de blanqueo o embellecimiento” de la personalidad del dictador “puesto que el núcleo del libro es una pura invención”, dice el historiador. Lo cual retrata al dictador como “un gran estratega”, toda vez que “durante décadas nos ha hecho creer sus embustes y fabulaciones”, añade Weber.

Entre una y otra autobiografía, en noviembre de 1923 Hitler comandó el fallido golpe de estado conocido como Putsch de Munich, por el que pasaría nueve meses en prisión. Weber se detiene en la también abortada fuga del dirigente una vez que la intentona había fracasado. “El médico y el enfermero que le pusieron a salvo intentaron huir con él a Austria pero, justo antes de llegar a los Alpes, el coche en el que viajaban se averió”, recuerda. El contratiempo fue “un suceso de consecuencias históricas mundiales”. Porque, “de haber alcanzado la frontera austriaca, Hitler no habría sido juzgado ni encarcelado en Landsberg y, muy probablemente, hoy no sería más que una nota a pie de página”.

Por el contrario, cien años después de que empezara a convertirse en un monstruo, Adolf Hitler sigue estando de actualidad.

Especial: Fernando García, Madrid / La vanguardia

Acerca de Fredy Pariasca

Fredy Pariasca // Periodista. Escritor, investigador y un apasionado por la libertad, veracidad e independencia. Jefe de Informaciones: Fredy Pariasca Pérez / Reg. 8447-ANP :::::::::::::::::::::::::::::::: AGENCIAPERU.NET La nueva imagen del periodismo peruano… Presente en los acontecimientos más importantes, con profesionales en busca de la verdad y la exactitud de los hechos, con valentía, imparcialidad e independencia. Agenciaperu.net cuenta con tecnología digital de avanzada y una red de corresponsales en todo el Perú y el extranjero.