viernes , mayo 25 2018
Noticias Destacadas
Inicio / Deportes / Box / Triple G el boxeador que vino desde la tierra del fin del mundo
Triple G el boxeador que vino desde la tierra del fin del mundo

Triple G el boxeador que vino desde la tierra del fin del mundo

Este sábado Gennady Gennadyevich Golovkin se enfrentará Saúl ‘Canelo’ Alvarez

deportes_triplegkazajistan2_160917.txt

El boxeador kazajo, Gennady Gennadyevich Golovkin, siempre ha merodeado por los bordes de la vida. Hasta hace poco tiempo, su país natal, Kazajistán, solo era conocido por el gran público como la patria de ‘Borat’, un periodista despistado, con una difusa ubicación geográfica y que hablaba de su aldea como un sitio de pillos, locos y prostitutas.

El primer historiador griego, Herodoto, solía describir esa antigua región como lo más cercano al fin del mundo, algo que podía experimentarse a la caída del imperio socialista de la ciudad de Moscú, donde las culturas, las políticas y las religiones se miraban unas a otras con recelo.

Hasta hace un par de años, Golovkin sentía que en su país no le reconocían los méritos y que lo contemplaban como un extraño. Esa sensación cobro más fuerza cuando le robaron la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas y le levantaron la mano al ruso Gaydarbek Gaydarbekov.

Según el propio Golovkin, en el 2016 un ejecutivo del programa amateur kazajo le dijo que solo un boxeador de un país conocido iba a ganar el oro en las olimpiadas de Atenas 2004, y no iba a ser él. Todo estaba arreglado con la aprobación de los ejecutivos kazajos y la mafia del ring. La furia de Gennady Golovkin fue tanto que esto lo llevo abandonar el deporte del boxeo por más de un año. Hasta que esa misma molestia le obligó a volver al ring como profesional.

Sin apoyos, sin futuro y solo con el respaldo de sus puños, Golovkin, se alejó de su tierra natal, Kazajistán y se mudó a Alemania en busca de un futuro mejor como boxeador. ‘Triple G’, dejaba atrás a sus dos hermanos muertos, Sergey y Vadim, mientras cumplían servicio en el Ejército Ruso. También quedaba atrás la tierra del fin del mundo.

deportes_triplegkazajistan3_160917.txt

En Alemania, le esperaba un contrato con Universum, la que aquel entonces era una poderosa promotora, pero debido a sus malas inversiones financieras, no pudo cumplir el gran sueño de Gennady Golovkin, ser un reconocido boxeador de talla mundial. Al kazajo no le quedó otra opción que emprender camino hacia el único destino posible, Estados Unidos.

Por aquel entonces, Abel Sánchez era un entrenador natural de Tijuana, carcomido por la desilusión, un maestro mexicano al cual le faltaba un digno aprendiz, que había construido un gimnasio en el patio de su casa y esperaba algo que no terminaba de llegar, hasta que aprecio el boxeador kazajo Gennady Golovkin.

Sánchez y Golovkin conectaron de manera inmediata. El entrenador mexicano pudo ver en ‘Triple G’ que tenía las condiciones para ser un campeón. Golovkin tomó sus consejos y supo que jamás le mentiría y Abel Sánchez haría todo lo posible para que el boxeador sea reconocido de manera oficial por los aficionados y periodistas.

Ambos construyeron a una leyenda, nocaut tras nocaut, cambiaron a un decepcionado y resentido Golovkin con lo que había sido su carrera boxsistica a favor de una imagen más potable. A base de golpes letales, el kazajo fue pasando de las periferias a zonas más céntricas de la apreciación general y, por encima de todo, esos nocauts le abrieron las puertas del cariño en su siempre complicada nación Kazajistán, donde nadie se acuerda ya de Sacha Baron Cohen y su papel de Borat.

Este sábado, ‘Triple G’ estaría a una pelea de alcanzar la gloria y convertirse en icono mundial si derrota al mexicano Saúl “El Canelo” Alvarez en Las Vegas. Un triunfo en el mayor escenario del boxeo sería la consagración definitiva de quien vino desde tan lejos, desde el fin de los caminos, para poder brillar por encima de todos.

Por: Jonathan A. de Souza – Reportero: AP.net

Acerca de Mario Polo Vargas