lunes , diciembre 18 2017
Noticias Destacadas
Inicio / Especiales / Un test que analiza cincuenta genes mejora la terapia del cáncer de mama
Un test que analiza cincuenta genes mejora la terapia del cáncer de mama

Un test que analiza cincuenta genes mejora la terapia del cáncer de mama

Un test que analiza 50 genes permite distinguir mejor los distintos tipos de cáncer de mama que las pruebas que se utilizan actualmente para identificar los tumores, según demuestra una investigación liderada por el hospital Clínic que abre la vía a mejorar el tratamiento de la enfermedad.

El cáncer de mama se ha convertido hoy día en una enfermedad con buen pronóstico en la mayoría de los casos gracias a los avances científicos realizados en los últimos años. Un 85% de las mujeres afectadas sigue con vida y sin rastro de la enfermedad diez años después del diagnóstico, informa Aleix Prat, jefe del servicio de oncología del Clínic y primer autor de la investigación.

Sin embargo, entre las mujeres que se curan tras ser tratadas con quimioterapia, un 20% se curarían igual aunque no recibieran este tipo de tratamiento, según los resultados del estudio publicado en la revista BMC Medicine. Por el contrario, un 10% de las que no reciben quimioterapia, porque en el momento del diagnóstico se considera que no la necesitan, sí se beneficiarían de ella.

El nuevo test genómico permite distinguir entre los distintos tipos de tumores, de modo que algunas pacientes podrán ahorrarse los efectos secundarios de la quimioterapia y otras podrán aumentar sus posibilidades de curación con un tratamiento más agresivo.

“Es el futuro”, destaca Aleix Prat. En Catalunya, la sanidad pública ya ha incorporado el test para un grupo reducido de pacientes en los hospitales Clínic y Vall d’Hebron. Por ahora, el test se restringe a algunas pacientes que ya han sido operadas en casos en que el oncólogo tiene dudas de si les conviene recibir quimioterapia o no. El objetivo es ofrecerlo a todas las pacientes desde el momento del diagnóstico, antes de la cirugía, para guiar las decisiones de tratamiento desde el principio, sostiene el oncólogo del Clínic.

especiales_cancermama2_150116
Aleix Prat examina una muestra de tumor mamario en el Clínic

La prueba tiene actualmente un coste de unos 2.000 euros para el Servei Català de la Salut. Con 4.500 casos de cáncer de mama diagnosticados al año en Catalunya, extender el test a todas las afectadas supondría un coste máximo de 9 millones de euros anuales –aunque el coste final sería inferior, ya que una compra a gran escala permitiría negociar el precio a la baja con la compañía que lo comercializa-.

El test genómico también podría ser útil para aquellas mujeres que han superado un cáncer de mama y siguen haciéndose revisiones periódicas en los años siguientes. Si se han conservado muestras del tumor que tuvieron, se podrían analizar para aclarar qué tipo de tumor era. En el caso de que fuera poco agresivo, el resultado podría tranquilizarlas y tal vez se les podrían recomendar revisiones menos frecuentes y un tratamiento hormonal más personalizado, señala Prat.

La investigación, en la que han participado la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) y el Instituto de Oncología de Vall d’Hebron (VHIO), se ha basado en datos de 957 pacientes que incluían todos los tipos descritos de cáncer de mama y distintas estrategias de tratamiento. La media de edad de las mujeres, la mayoría de ellas de Estados Unidos, era de 50 años en el momento del diagnóstico.

En el estudio se han analizado muestras de los tumores de todas las participantes. Los resultados indican que los análisis genómicos no siempre coinciden con la clasificación clásica de los tumores. Así, una minoría de cánceres que en un principio tenían apariencia poco agresiva han resultado ser más problemáticos cuando el test genómico revela su identidad.

Y viceversa: algunos tumores tratados con quimioterapia por precaución para evitar que progresaran han resultado no necesitarla. Es significativo el caso de un grupo de pacientes con un perfil genómico de bajo riesgo. Entre las que recibieron quimioterapia, un 97,5% (o 39 de cada 40) estaban vivas y libres de cáncer siete años más tarde. Entre las que no reciben quimioterapia, el porcentaje es muy similar.

“A estas pacientes con un pronóstico excelente de entrada, se les deberían ahorrar los efectos secundarios de la quimioterapia y se les debería extirpar quirúrgicamente el tumor”, escriben los investigadores en BMC Medicine. Además, se les debería administrar un tratamiento hormonal y radioterapia si los médicos lo consideraran conveniente. “Hay que evaluar caso por caso con un equipo médico multidisciplinar” que incluya por lo menos un oncólogo médico, un on­cólogo radioterápico, un ginecólogo, un patólogo y un radiólogo, destaca Prat.

Acerca de Fredy Pariasca

Fredy Pariasca // Periodista. Escritor, investigador y un apasionado por la libertad, veracidad e independencia.

Jefe de Informaciones: Fredy Pariasca Pérez / Reg. 8447-ANP

::::::::::::::::::::::::::::::::
AGENCIAPERU.NET

La nueva imagen del periodismo peruano… Presente en los acontecimientos más importantes, con profesionales en busca de la verdad y la exactitud de los hechos, con valentía, imparcialidad e independencia.
Agenciaperu.net cuenta con tecnología digital de avanzada y una red de corresponsales en todo el Perú y el extranjero.